viernes, 22 de agosto de 2014

Pseudofelicidad

Mamá, no encontré a Dios,
¿quién coño lo ha visto?
Mamá, no encontré el amor,
soy un puto drogadicto.

Confundí amor con pasión,
primavera con otoño.
No quería besarte el corazón
sino comerte el coño.

Tantos hijos de puta han querido joderme
y no han podido.
Tantas zorras me han dejado tocado,
pero no hundido.

Soy pseudofeliz con un gramo,
aunque tus flujos me falten.
Cada domingo lloro y rezo
para poder dejar el parque.

Borracho y drogado eyaculo poesía,
por tu escote buscando una ruta.
Estoy enfermo de misantropía
y sigo siendo un hijo de puta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario